• Martxel Agueda Aramburu

LA IMPORTANCIA DE LA DESCONEXIÓN DIGITAL Y LAS CONSECUENCIAS DE NO APLICARLA

Actualizado: 16 nov


La flexibilidad horaria y el teletrabajo han traído consigo una tendencia al trabajo asíncrono y remoto, lo que a su vez ha traído consigo muchos beneficios. El principal beneficio es la facilidad que ofrecen estos modelos para conciliar la vida profesional y la vida personal, permitiéndonos decidir qué momentos queremos dedicar al trabajo y cuáles a la familia, los amigos, el ocio... Esta práctica, bien ejecutada, nos permite destinar tiempo de calidad a ambos aspectos de nuestra vida, ser más eficientes, y aprovechar mejor el tiempo que tenemos.


Sin embargo, no es un modelo perfecto, la flexibilidad es un arma de doble filo cuando se trata de trabajar. Y es que, en algunos casos, puede hacer que la línea que separa la vida personal del trabajo puede quedar tan borrosa que no sepamos si estamos trabajando, descansando, o haciendo un poco de ambas, lo cuál no favorece a ninguno. Se han detectado casos en los que los trabajadores se sientan presionados a trabajar más de la cuenta para demostrar su compromiso con la empresa, lo que se acentúa al teletrabajar, ya que al no ver lo que hacen nuestros compañeros podemos tender a pensar que trabajan más que nosotros. Estos problemas evitan que desconectemos del todo del trabajo, perjudicando nuestra vida personal, nuestra motivación, y en el peor de los casos nuestra salud mental con problemas como el estrés laboral o la ansiedad.


Por estos motivos, es importantísimo que las empresas implanten planes de desconexión digital, de forma que se regule y las reglas del juego estén claras. No tienen que ser los propios trabajadores quienes decidan, sino que hay que educarlos y ayudarlos a no caer en estos problemas, que pueden ser muy perjudiciales tanto para las personas como para la empresa. Aquí debajo dejamos 6 consejos que pueden ayudar a sentar las bases de una buena política de desconexión:


1- Concretar tema y duración de las reuniones. Es importante fijar los temas a tratar y la duración de las reuniones para que no se nos vaya de las manos y que la jornada de trabajo no se alargue.


2- Fijar una hora límite para hacer llamadas y mandar mails. Es de sentido común, pero muchas empresas aun no fijan una hora límite para mandar mails o llamar a compañeros. Es importante separar bien el tiempo personal del profesional para evitar problemas como el estrés, la ansiedad y el famoso "burnout".


3- Priorizar tareas.

Realizar tareas en orden ayuda a optimizar el tiempo de trabajo y cumplir plazos, lo cuál favorece el descanso.


4- Incluir la conciliación y el bienestar personal en la cultura de empresa.

Es importante alinear a todas las personas de la plantilla en la forma de tratar estos temas, para facilitar que se saque el máximo beneficio a las horas de descanso también.


5- Organizar tareas antes de vacaciones.

Preparar un estatus de las tareas y una lista con los contactos de los responsables permite poder desconectar con más facilidad, sabiendo que los imprevistos que puedan surgir se resolverán sin necesidad de interrumpir las vacaciones.


6- Limitar el vínculo digital.

Acciones como desactivar las notificaciones de trabajo cuando se termine la jornada, cerrar el mail del trabajo en el móvil, apagar el móvil del trabajo...



Entradas Recientes

Ver todo

A pesar de que una parte de los líderes piensen que estamos volviendo a la normalidad, el último estudio de Gallup "Estado global del lugar de trabajo" (en inglés "State of the global workplace") evid